domingo, 26 de abril de 2009

72 años del bombardeo de Guernica

Una fotografía alemana de la devastación provocada en Guernica

Tal día como hoy, 26 de abril, se cumple el septuagésimo segundo aniversario del bombardeo de Guernica, una de las pruebas de la táctica de bombardeo civil que propugnó el general italiano Giulio Douhet, que venía a decir que un país terminaría siendo derrotado con esta táctica.

El bombardeo de Guernica fue una barbaridad perpetrada por alemanes e italianos, porque el objetivo era destruir un puente de pocos metros de largo en medio de la población, pero la operación se realizó a tres mil metros de altura... algo bastante complicado para un bombardeo de precisión. Incluso el comandante de la operación, Wolfram Von Richtofen -el primo de Manfred y Lothar- dice en sus memorias que se comportó "muy maleducadamente" en Guernica.

En Youtube está el documental Los niños de Guernica tienen memoria, que puede resultaros interesante. Está dividido en cinco partes. Aquí hay otro vídeo en el que se cuenta el punto de vista alemán... ya que los Ju-52 eran aviones de transporte reconvertidos en bombarderos, con lo que la precisión iba a ser imposible. Cosas de aquella repugnante guerra.
Actualización: acabo de encontrar otro enlace con una descripción de Antony Beevor de lo ocurrido.

2 comentarios:

Iván dijo...

El otro día en un diario local (soy argentino) pusieron en las efemérides el bombardeo, y a su vez indicaron que fue bajo la orden del gral Franco. Yo tenía entendido que la orden la dio Richtofen, y no precisamente Franco.

Al final me quedé con la duda, porque algunos dicen que fue la Legión Cóndor, y otros Franco.

Strategos dijo...

Iván, me imagino que la orden la dieron los dos al unísono. La Legión Condor elegiría el objetivo y Franco lo aprobaría (da igual que antes o después).

El caso es que el Ejército Nacional (Franco, vamos) tuvo la desfachatez de afirmar que fueron los republicanos o nacionalistas vascos quienes quemaron el pueblo para echar la culpa a los militares sublevados.

Una vergüenza más de aquella guerra.