domingo, 23 de marzo de 2014

#CrisisCrimea: 21 días, casi ocho mil tuits y 50 millones de audiencia gracias a Juan Carlos Pinov


Hace ya tres semanas al editor de este blog se le ocurrió crear el hashtag #CrisisCrimea en Twitter para informar del conflicto entre Rusia y Ucrania tras la deposición del presidente pro ruso del último país. Al poco, nuestro colaborador Benjamín Rodríguez (@Campocity2011) nos comentó sobre la existencia de un español en Rusia comentando más que atinadamente lo que estaba ocurriendo, sin ponerse a favor de ninguno de los dos bandos ni de la posible guerra sino de la paz.

Este español, profesor de castellano en San Petersburgo es @juancarlospinov, que ya mantenía un blog para explicar cómo es la Rusia que tanto desconocemos los occidentales: From the Russian Revolution.

Así que ni cortos ni perezosos hace dos semanas le pedimos una entrevista, que tras una terrible cantidad de trabajo increíble que le cayó encima al editor de este blog, se ha podido enviar a los medios de comunicación porque nos explica desde el punto de vista de un español en Rusia lo que ocurre en el rocambolesco, grotesco y casi esperpéntico conflicto de Crimea. Si queréis leer la entrevista, la tenéis aquí en PDF pinchando en este enlace.

Los magníficos datos del hashtag #CrisisCrimea
Aunque parezca increíble, los casi ocho mil tuits desde el 2 de marzo han llegado a impactar en cincuenta millones de personas. No parece tanto si tenemos en cuenta que desde casi el primer día estaba tocando casi a tres millones de personas por jornada. Como véis en el gráfico de ahí arriba ha tenido sus días y sus bajones. Pero es lógico. Así que la media es de unos 2,4 millones de personas que han podido informarse al día gracias, sobre todo, al esfuerzo de Pinov, que es como quiere que le conozcan.

Más de 800 fotografías, 400 vídeos, cuentas en lenguaje español, inglés y ruso sumándose a la etiqueta en Twitter. Todo realmente espectacular y que demuestra que cuando se acierta con un hashtag esta red social es impresionante y es un medio de comunicación sorprendente. De todas maneras, si dividimos los cincuenta millones de lectores entre los ocho mil tuits, cada uno de ellos habría llegado a poco más de seis mil personas. En cuanto hay una gran cantidad de tuits y muchos de ellos con gran calidad informativa, las cifras se disparan por sí solas.

Se ha mandado la nota de prensa a los medios convencionales con la entrevista a Juan Carlos Pinov. Esperaremos a ver si éstos tienen la misma fuerza que Twitter en manos de gente que intenta explicar lo que ocurre a nivel de España y el Mundo. En todo caso, lo que sí hay que dar es una enorme enhorabuena a Juan Carlos Pinov. Yo que vosotros no dejaría de leer lo que pone en este tuit alargado, porque mejora, con mucho, la entrevista de hace dos semanas con todo lo último.

Y no olvidéis que nos podéis seguir en Twitter en @MMilitari (como véis aquí a la derecha).

domingo, 9 de marzo de 2014

Seis años, 200 entradas y más de 156.000 visitas. De regalo el documental 'El arte de la Guerra' - Sun Tzu

Es todo un lujo y un disfrute poder divulgar sobre Historia Militar desde un punto de vista distinto a las bitácoras habituales en este tipo de afición. Habéis podido comprobar en estos casi seis años de vida de este blog que no solemos hablar de armas concretas ni números exactos sino de pequeñas historias y puntos de vista poco habituales en lo que es esta disciplina. Y es que lo más importante de esta bitácora ha sido contar cosas, con mayor o menor fortuna o con más asiduidad que otras veces. El 29 de marzo cumpliremos seis años en la Red, esperando que sea con una celebración muy especial.

Es curioso que en este regreso otra vez compute esta entrada del 'Documental de la Semana' la ducentésima de este blog en estos seis años. Y que sea cuando nuestra cuenta de Twitter @MMilitari ha "movido" más de tres mil tuits bajo el hashtag #CrisisCrimea y la colaboración de nuestro ya colaborador Benjamín Rodríguez (@Campocity2011) y el descubrimiento de Juan Carlos Pinov (@juancarlospinov) que, desde Rusia, está mostrando a los casi 2,8 millones de personas que han podido ver cualquier tuit suyo con los puntos de vista de ucranianos, rusos y europeos (aquí, su blog From the Russian Revolution).

Por ello, siendo uno de los objetivos más importantes de este blog el estudio de la guerra y viendo que en Ucrania y Crimea están pasando cosas muy extrañas, dejamos este fin de semana un documental realmente crucial sobre Sun Tzu y El Arte de la Guerra. Libro que acompaña desde el principio de los tiempos a este blog, como podéis ver en la columna de la derecha y os dejamos aquí en formato digital si pincháis en este enlace. Que lo disfrutéis y aprendáis de ello, lo de Crimea muestra que vienen tiempos muy preocupantes y es posible que haya que estar preparado para perseverar en las peores circunstancias.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Vuelve el documental semanal: 'La Batalla de Berlín'

Lo de no mirar por los blogs consigue que se queden medio muertos, cuando lo único que hay que hacer es cumplir un pequeño plan de edición y los plazos de entrega. Así que cuando uno ve una cosa interesante y vuelve lo que ocurre es que no puede poner una sola cosa sino unas cuantas. En este caso el otro día con el iPad me saltó en Twitter un documental sobre la Batalla de Berlín en la Segunda Guerra Mundial y me quedé flipadín. Así que buscando... me salen unos cuantos que voy a dejar aquí para que disfrutéis aprendiendo lo bestia y animal que es la guerra, y el mal bicho que era Hitler, que bien podía haber ahorrado el sufrimiento a los alemanes.

Aquí os dejo con el primero, repartido en siete partes, el que encontré el otro día.



El segundo, repartido en cinco partes.



El tercero, de Generales en Guerra sobre Zujov (Zukhov) y cómo vivió comandando la batalla.



El cuarto, de la Televisión Internacional Rusa en español (RT News) este sí entero y una muestra de cómo lo vieron los soviéticos, que los otros son, como casi siempre, desde el punto de vista occidental.



Y el quinto, de un tirón, sobre la investigación de Anthony Beevor para su libro Berlín, la caída, que podéis ver pinchando en este enlace.

Hala, que los disfrutéis. Y a ver si soy capaz de seguir un plan de edición para poner cosas todos los días. ¿Soñar es bueno, verdad? (En realidad tenéis para unos días con todos estos, pero bueno, a ver si es cierto que me pongo todos los días a contar cosas de lo fea que es la guerra, pese a que nos guste tanto verla).

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La invasión cristiana de Palma de Mallorca (Madîna Mayûrqa), por el colabordor José María Osma Bosch

Séptima entrada del colaborador, casi decir que parece el único que escribe aquí, de Manu Militari Josep María Osma Bosch sobre la conquista de la Palma de Mallorca musulmana, en el año 1229. Madîna Mayurqa, se llamaba. Por lo que parece el ejército cristiano no era sólo de aragoneses y del condado de Barcelona (y mucho menos de lo que ahora llaman falsamente Corona Catalano*-Aragonesa), sino de muchos otros soldados de la Cristiandad, entre pisanos, castellanos, genoveses, occitanos, leoneses, navarros y demás tipos con ganas de cortar cuellos "moros"; que era, por desgracia para algunos, lo que se estilaba en aquellos violentos tiempos por otra parte. Os dejo con la conquista de Palma por parte de Josep María. Vaya crack, el tío. Yo por mi parte estoy esperando cada 15 días a que me mande estos articulazos.

Invasión, conquista y fin 
de Madîna Mayûrqa

A mediados del mes de noviembre de 1228, en la ciudad de Tarragona, Pere Martell, un cómitre de navío y un reconocido experto nauta barcelonés -en una cena ofrecida al rey Jaume I de Aragón, señor de Montpellier y conde de Barcelona, y una representación de la alta nobleza-, exponía la grave situación que sufría el comercio marítimo con constantes abordajes de la piratería moruna mallorquina por aguas de las rutas mediterráneas. Al mes siguiente, concretamente el 23 de diciembre, en las Cortes celebradas en Barcelona y presididas por el monarca aragonés y concurridas por los estamentos de la nobleza, ciudadanía y clero, se acordó por unanimidad la invasión de Mayûrqa (Mallorca) dominada por los almohades (muwahhidum) y regida por el gobernador (walî) Abû Yahyâ Muhammad ibn Àlî ibn Álî ´Imrâm al. Tinmmâlâli, cargo que ostentaba desde el 1208, curiosamente el mismo año del nacimiento del rey Jaume I.

El 5 de septiembre de 1229, un gran ejército feudal de unos veinte mil hombres, compuesto por aragonés, catalanes, pisanos, flamencos, galos, genoveses, occitanos, castellanos, navarros… embarcaba desde los puertos de Tarragona, Salou y Cambrils, a bordo de 25 navíos de gran porte, 18 taridas y casi un centenar de embarcaciones auxiliares rumbo a la isla mayor de las orientales de Al-Andalus (Al-jaza´ir al- Sharquiya Al-Andalus), siendo la única fuerza de carácter militar profesional y disciplinada, la Orden del Temple, antigua tutora del monarca de Aragón durante su infancia en el castillo-encomienda oscense de Monzón. Ésta, mediante el comendador de Miravet, Bernat de Campanyer se ofreció participar en la expedición: “Senyor En Rei, més són hòmens de religió e són tetuts en orde per servir Déu e per defrendre a Mallorques o lla vullats sobre sarraïns, que nós irem amb vós amb .XXX. cavallers e amb .XX. Ballesters a cavall, ben aparellats de bons cavalls e d´armes e de tot ço que meterhagen, e manaren de bons sirvents qui seran bons en terra en e mar e escuders e altra companya” ('Crònica' de Bernat Desclot).

Estatua de Jaume I en Palma de Mallorca

Durante la travesía, se desató una terrible tempestad, durante la cual el rey Jaume I prometió que si cesaba la adversa climatología, construiría un templo en tierra mallorquina dedicado a santa María, que es hoy la actual catedral. Tres días después de haber zarpado de los puertos tarraconenses, la flota cristiana fondeó frente al islote Pantaleu, en la zona oeste de la isla, y según cuenta una leyenda el rey Jaume I recibió la visita de un joven moro llamado Alî de la Palomera, preconizándole una gran victoria. El moro proporcionó datos sobre las fuerzas militares que componía el suelo mallorquín e informó de la revolución habida contra el walî, la ejecución de cuatro cabecillas de la misma y la pendiente ejecución de medio centenar de implicados, sentencias que días después ante la invasión feudal fueron anuladas.

Cruz que conmemora el desembarco en Santa Ponça de Jaume I

El día 12, tras desembarcar parte de los expedicionarios en Santa Ponça, y oír misa oficiada por Berenguer de Palou, obispo de la Ciudad Condal -es decir, Barcelona-, que prometió el paraíso celestial a los que cayesen en combate, tuvieron el primer contacto bélico con los almohades mallorquines, sufriendo fuertes bajas los dos bandos. En el invasor perecieron en la lucha algunos nobles como Guillem y Ramon de Montcadas, amigos personales del monarca. Los mallorquines, tras la inicial derrotas sufrida, se retiraron hacía su ciudad, Madîna Mayûrqa; actual Palma de Mallorca. Mientras tanto, los cristianos acamparon en la alquería de Ibn Dinat, hoy en día predio conocido como Bendinat, donde enterraron a sus muertos, reagruparon sus tropas, e iniciaron el asedio a la ciudad. Yn cerco que duraría algo más de tres meses de excavaciones de minas, construcciones de maquinas de guerra y continuos asaltos al perímetro amurallado.

Al ataque en fin de año
Al amanecer del lunes 31 de diciembre -en el calendario mahometano era el 23 de Safar de la Hégira del Profeta Mahoma-, Jaume I ordenaba a sus tropas feudales el asalto y toma de Madîna Mayûrqa. Tras varias horas de lucha fratricida en los muros, los invasores accedían a la urbe por la puerta de muralla de Bâb al- Khal, lugar hoy en día desaparecido estando perpetuando el hecho histórico gracias a una lápida erigida en 1929. Los primeros en acceder la ciudad -según el ya citado anteriormente Bernat Desclot- fueron Ferrán Peris de Pina, Bernat de Gurb y Martí Peris; aunque la tradición reza que lo hizo Juan Martínez de Eslava y de forma legendaria el primero en pisarla fue San Jorge montado en un caballo blanco.

Un cuadro de la toma de Madîna Mayurqa, de Fausto Morell

Una vez tomada la ciudad y haber empezado por los invasores el sangriento saqueo casa por casa, estando el rey aragonés en el alcázar negociando con su alcaide, Aben Said al-Hakem, las clausulas de la rendición, dos peones tortosinos dijeron al monarca que sabían donde se hallaba escondido el walî Abû Yayâ, y cambio de 2.000 “lliures” se lo entregarían. El rey negoció y les abonó la mitad de lo solicitado; el gobernador almohade fue apresado y puesto bajo protección del propio Jaume I (aunque el cronista árabe Abû ibn Mutarrif Ahmad ibn ´Allâh ´ibn Amîra al-Majzûmî cuenta que murió cuarenta y cinco días después a causa de las torturas recibidas). Su hijo, de trece años de edad, se convirtió al cristianismo y el rey Jaume I le dio por esposa a Eva Roldán y de regalo de bodas el Señorío de Gotor y la Baronía de Illueca, ambos territorios de la provincia de Zaragoza.

La luna y las estrellas ya había hecho acto de presencia en la devastada ciudad; según el propio monarca aragonés en su 'Llibre dels Feits', los muertos moros fueron unos veinte mil sobre una población de ochenta mil. La bandera de Aragón, la de las cuatro barras sobre fondo amarillo ya ondeaba en la torre mayor del alcázar. Según el joven monarca, que ya empezaba a titularse Rex Majoricarum, en esa jornada, muy pocos pudieron huir hacia las montañas o a otros lugares seguros; la hermosa Madîna Mayûrqa, la ciudad que Jaume I al verla por primera vez dijo que era “la plus bella vila que anc haguésem vista, jo i aquells qui ab jo eren”, ya era historia y nacía Ciutat de Mallorques.

Josep María Osma Bosch


jueves, 8 de agosto de 2013

El buen periodismo divulgativo y las granadas polacas encontradas y desactivadas en León

Ayer se produjo en León una de estas noticias que suele ser habitual en las zonas donde hubo frente en la Guerra Civil Española (en este caso el Frente Norte), con la localización y desactivación de artefactos bélicos explosivos como cuatro granadas de mano. En este caso, se encontraron en dos localidades muy alejadas entre sí (y una de ellas, Villamañán a decenas de kilómetros del frente, lo que hace pensar en un error de transcripción y que fueran en Villamanín, localidad destruida por el conflicto fratricida) cuatro granadas de mano de fabricación polaca con una buena pequeña historia en sí mismas.

A veces en el mundo editorial digital español sí que se encuentran publicaciones que se encargan de intentar explicar un poco más allá de lo que es una noticia fría y sin más. Si alguien encuentra granadas polacas, que se sabe de la Guerra Civil, no está de más que se intente explicar cómo llegaron aquí y por qué estaban allí. Es el caso de este excelente artículo de fondo de iLeon.com, que, aunque con las prisas propias del periodismo, intenta responder a estas respuestas y, además, deja varios enlaces para que la gente pueda seguir investigando. Tanto Manu Militari como Tardes con Historia (que trabajan en común) defienden este tipo de artículos y documentación como algo que puede crear riqueza en el paisaje.

¿Si los anglosajones lo hacen, por qué no nosotros? Una excursión por el Frente Norte en León, aprovechando las excavaciones, por ejemplo, del Cerro de Castiltejón en 2011 (que también referencia iLeón) podría atraer negocio a la zona de Puebla de Lillo en León. Y explicar los artefactos y armas que se usaron en aquella terrible contienda siempre es bueno para recordar lo que no se debe repetir y como excusa para conocer una zona preciosa y con una fantástica gastronomía montañesa.

En todo caso, enhorabuena a iLeon.com por currarse esos artículos históricos de fondo de una noticia que, además, ha sido referenciada en muchísimos medios españoles, pero sin llegar más allá. Y hay que llegar más allá.

miércoles, 7 de agosto de 2013

El general liberal español Luis Lacy y Gautier, por nuestro colaborador Josep María Osma Bosch

Sexta entrada del colaborador de Manu Militari Josep María Osma Bosch sobre el general liberal del Ejército Español de origen francoirlandés Luis Lacy y Gautier, que desertó del Ejército Napoleónico (en el que se refugió por problemas en España) para unirse a las filas ibéricas en la Guerra de la Independencia. Un personaje peculiar y muy interesante de esos que solemos olvidar los españoles pese a que les debemos mucho más de lo que creemos al luchar contra el rey Felón Fernando VII. Y valiente como pocos; el tío ordenó disparar a su propio pelotón de ejecución nada menos. Os dejamos con este magnífico artículo.

El general liberal Luis
Roberto Lacy y Gautier

Nuestro personaje nació en San Roque, provincia de Cádiz, el 11 de enero de 1772. Hijo de Patrick de Lacy Gould, de origen irlandés, sargento mayor de un regimiento que operaba en el bloqueo de Gibraltar, a su vez hijo de Guillermo Lacy, coronel del regimiento Ultonia; por la parte materna, descendientes de Francia, también tenían la profesión de las armas, que emigraron a España durante la revolución de su país que acabó con la dinastía de los Capeto. No es de extrañar que con esta tradición militar en la familia con tan sólo 13 años de edad sentara plaza de soldado en el regimiento Borgoña, conocido también como Guardia Valona, donde servían de oficiales dos hermanos de su madre, el destino era Puerto Rico, donde demostró un gran valor en el combate siendo recompensado con el ascenso a subteniente de infantería un año después de su alistamiento.

Luis de Lacy y Gautier

Al estallar la Guerra de la Independencia, Lacy deserta del Ejército galo y entra en España por Sevilla, donde se presenta ante la Junta Central solicitando el reigreso en nuestro Ejército, es admitido con el empleo de capitán; en septiembre es ascendido a teniente coronel y dos meses después a coronel dándole el mando del Batallón de Ledesma, entrando en combate contra el francés el 29 de noviembre en Bibuerca (Zaragoza), obteniendo una gran victoria; en enero siguiente ya lo vemos de coronel y en julio con los entorchados de brigadier y a mariscal de campo en marzo de 1810. En junio del año siguiente, siendo general en jefe del ejército en Cataluña, contribuye a la liberación de sus territorios del dominio francés, a partir de ese momento, y mediante escritos, empieza a demostrar su talante liberal contra el rey Fernando VII, incluso fue investigado por tal causa y ser calificada su conducta militar, cuando servía en Cataluña, relacionada con el descenso del ánimo general de la región y la posible implicación que tuvo en la explosión de un fortín en Lérida. En enero de 1813 es nombrado Capitán General de Galicia donde ingresa en la masonería en la Logia Constitucional de la Reunión Española, donde alcanza el grado de Maestro, estando en la región gallega se le concede la Gran Cruz de San Fernando.

En noviembre de 1816, tras pasar unos meses en situación de disponible en Andalucía, se traslada a Cataluña donde se pone en contacto con otros militares, entre ellos el general Lorenzo Milans del Bosch, trazando un plan cuyo fin era la realización de una marcha desde la localidad de Caldetas a Barcelona y hacer un pronunciamiento para la restauración de la Constitución Liberal de 1812. El 4 de abril del año siguiente, día previsto para la marcha, y seguramente por culpa de alguna delación o el estar enterados los servicios de información, es detenido en la misma población de Caldetas por una partida de somatenes de payeses catalanes. Mientras tanto, el general Milans del Bosch ponía pies en polvorosa logrando entrar en Francia por los Pirineos. En el momento de su detención, Lacy -al hacer entrega de espada a su apresor, el general Llauder-,  fue amonestado por su desconcertante aptitud de dejarse coger sin lucha, diciéndole, al mismo tiempo que le tendía su mano derecha: “Mi general, esta espada está bien en manos de vuestra excelencia, yo no la recibo”.

Lacy fue conducido hasta la Ciudad Condal y confinado en la Ciudadela. Semanas después, tras una intensa investigación, fue sometido a consejo de guerra, siendo el fiscal Juan Prats y el marqués de Casa-Cagigal su defensor. Fue sentenciado a muerte por el capitán general de Cataluña Javier Castaños Aragorri Uriarte y Olavide -el vencedor de la Batalla de Bailén- y masón como Lacy y Milans del Bosch: “Considerando sus distinguidos y bien notorios servicios, particularmente en este Principado, con el ejército que formó y siguiendo los paternales impulsos de nuestro benigno soberano, es mi boto que el teniente general don Luis Lacy sufra la pena de ser pasado por las armas”. Como se puede ver, Castaños, al mismo tiempo que lo elogiaba, lo enviaba al paredón. El Secretario de Guerra, temiendo un levantamiento en Barcelona para liberar a Lacy, ordenó a Castaños que trasladase el condenado para su ejecución al castillo de Bellver en Palma de Mallorca. El 30 de junio Luis Roberto Lacy y Gautier era embarcado en el navío de guerra El Catalán rumbo a la isla mayor de las Baleares, dos días después ingresaba en la inexpugnable fortaleza mallorquina.

La lápida en honor al general Lacy, en el lugar donde mandó su propio pelotón de ejecución

A las seis en punto de la mañana del día 5 de julio de 1817, el teniente general Luis Roberto Lacy y Gautier, tras pasar la noche en su celda del castillo de Bellver -el mismo aposento que ocupó años atrás Gaspar Melchor de Jovellanos-, redactando su testamento a favor de su esposa, Emilia Dugueurmeur, y ser asistido espiritualmente por dos frailes dominicos, sentado en un sillón por padecer de gota, ordenaba a un pelotón de soldados disparar contra su cuerpo. Santiago Wittingan, marqués de Coupigny, capitán general de Mallorca, le había concedido ese último deseo. Fue enterrado en la desaparecida iglesia conventual de Santo Domingo de Palma y el 6 de junio de 1820, tras el Pronunciamiento de Riego, sus restos mortales fueron trasladados a Barcelona, donde se le realizaron solemnes honras fúnebres restituyéndole, el día 25 de marzo de ese mismo año por Real Orden, y a título póstumo, todos sus honores y rango militar: “Le fuesen restituidos todos sus honores, y se mande colocar su nombre en el salón de las Cortes como muerto en patíbulo por la Constitución”. Allá en Puerto Rico le fue dedicado el nombre de un pueblo, el cual una ver restituido el poder absolutista de Fernando VII, esa localidad se la rebautizó como Ciales, un anagrama que como se puede observar son las mismas letras del apellido de nuestro biografiado añadiéndole “es”, es decir, “es lacy” sin la “y”. En el lugar donde fue fusilado se puede contemplar una lápida en su honor.

Josep María Osma Bosch

domingo, 14 de julio de 2013

El documental de la Semana: La revolución francesa



Hoy, 14 de julio se cumplen 224 años de la caída del Antiguo Régimen en Europa, que se inició en las Cortes de León de 1188 (sí, sí: en León, España, certificado por la Unesco como primer parlamento en que votó el pueblo llano mediante mayoría de estamentos); porque en realidad esa caída se comenzó a especificar 14 años antes de 1789, con la revuelta de las colonias inglesas de América en 1775.

Pero la verdad es que no fue hasta 1792, tres años después con la ejecución de Luis XVI, cuando la Revolución Francesa entró en la Historia como algo violentísimo... que generó varias guerras; la primera, la de la Convención; que terminaron con el advenimiento de Napoleón Bonaparte al poder y las Guerras Napoleónicas.

En este posterior enlace un documental de Memoria de España sobre cómo afectó la Revolución Francesa a la monarquía española... lo que terminó desembocando en la Guerra de la Independencia contra el Francés (recordad que tenemos en este blog una serie de vídeoinfografías muy interesantes sobre las batallas de aquel conflicto contra las tropas de Napoleón).